Historias de superdotados 1656424_646426618738613_1937415635_n

Publicado el 30 marzo, 2014 | por Carmen

0

María de Asturias (madre y profesora)

María  C. de Asturias, madre y profesora.
Soy madre de una estudiante superdotada veinteañera, y como también soy profesora  de Secundaria, puedo ofreceros mi visión desde los dos los dos puntos de vista.
El caso de mi hija  es un ejemplo de libro, como tantos otros,  de lo que sucede cuando las características emocionales y educativas de los superdotados no son tenidas en cuenta por el sistema educativo,  viendo así mermado su enriquecimiento intelectual y personal  a lo largo de su vida.
Como profesora y madre ahora me doy cuenta por lo que llevo hablado con mi hija, de que  los  superdotados no se dan cuenta de  que lo son,  y ni padres ni profesores, por falta de conocimiento o asesoramiento,  nos damos cuenta tampoco.   Aunque ellos desde muy  pronto  son conscientes de su sentimiento de “extrañeza o diferencia”  y que no encajan  con los demás,  pero desconocen la verdadera razón entonces eso les provoca grandes problemas emocionales  y de  comunicación en las relaciones sociales. Esto  les hace sufrir mucho  a causa de la dolorosa adaptación al sistema educativo y social. La inadaptación conduce a la soledad más íntima lo que les  impide compartir sus sentimientos y experiencias con los demás.  Se sienten incomprendidos, y a la larga,  el desarrollo  de su  propia identidad   les provoca conflictos de personalidad y  grandes frustraciones  internas que  les van dañando la autoestima y que , desgraciadamente,   tanto a padres  como a profesores nos pasa desapercibido  simplemente por desconocimiento.
En lo que concierne  al desarrollo intelectual y cognitivo de estos alumnos, los profesores no tenemos ni se  nos exige ninguna formación al respecto.    Somos unos completos ignorantes en este campo y, por mi experiencia personal, a la administración educativa,  en absoluto,  le interesa paliar esta carencia, ya que  estos alumnos nunca  se contemplan en ningún curriculum educativo especifico  porque no hay personal especializado para ellos, ni  tutorías  ni apoyos  individualizadas, ni metodologías y ni materiales adaptados, por mucho que las sucesivas  leyes “ los mencione” en el papel.  Esa es una de las razones por las que hay tanto desencuentro entre lo que demandan  las familias, lo que ofrecen los centros educativos, y la actitud a la  defensiva de los profesores que o bien por desconocimiento o bien por soberbia profesional, que también la hay, no sabemos como tratarlos, nadie nos ha dado una minima orientación sobre  sus características personales,  ni  cómo detectarlos, ni  que  pedagogía o didáctica emplear para trabajar con ellos.
Por el contrario,  en el caso de alumnos con otras Necesidades Educativas Especiales  o casos concretos de   Asperger,  es obligatorio  y se nos exige hacer las programaciones  personalizadas con sus adaptaciones significativas acorde a sus necesidades,  una vez que dichos alumnos  tienen un  dictamen hecho por Departamento de Orientación, a petición  del Equipo Docente  que les imparte clase. porque se consideran  que están en riesgo de exclusión o abandono. ¿Y los excluidos del sistema y silenciados a propósito? Todos hablan del fracaso escolar de los Superdotados o Altas Capacidades pero nadie parece  querer saber nada del asunto,  ni la inspección educativa da ninguna directriz al respecto,  ya sea porque ni tienen especialistas en la materia o porque   consideran que  no es un problema tan grave como  sabemos   quienes tenemos que enfrentarnos a él. Y sin embargo,  si que hay   programas de ayuda psicológica  y pedagógica para alumnos con otras  Necesidades Educativas Especiales como son:  Salud Mental, Pedagogía Terapéutica,   Fisioterapeuta,   Apoyo, talleres de Lengua y Matemáticas, grupos flexibles, grupos de Ámbito y Diversificación
En cuanto a mi experiencia  como madre  es la siguiente.  Mi hija desde muy pequeña era brillante en todo lo que hacia. Aprendía  sólo con escuchar, leer y hacer los deberes y  sacó notas sobresalientes en la Primaria, Secundaria y el Bachillerato. Además hacia muchas otras actividades, música, gimnasia rítmica,  inglés, dibujo  y cualquier cosa que la entretuviera. Y aunque  algunos profesores en Primaria me dijeron que era excelente en todo,  nunca nadie me dio la mas mínima orientación  sobre  hacerle un diagnóstico.
Lo mas sorprendente del caso es que, yo misma, dedicándome  a la enseñanza  pensaba que  eran normal en ella  porque en casa y en su  entorno tenía mucho estimulo cultural.  Y por lo mismo,  mi hija, de pequeña creía que  todos aprendían igual que ella. Pero  pronto empezó a darse cuenta de que era “diferente” , cuando los profesores   empezaron a poner, como bien dice ella,  “etiquetas”,  a clasificar, calificar,  a distinguir y comparar  entre unos y otros alumnos, con mejor o peor intención.  Y comenzaron a afloraron preferencias, carencias,  envidias y agravios comparativos entre los compañeros/as, padres y madres más  competitivos.  Empezaron a mirarla con recelo,  a  agobiarla con comentarios sobre las notas que sacaba, con lo que sabia,  a sentirse observada  y enjuiciada en todo momento y  por todos, En definitiva, dice  que sentía un rechazo y que no entendía porqué,  y comenzó a tener miedo “al ridículo”, “a no caer bien”, “ a querer ser aceptada,  “ a cometer errores” que todos  reprochaban con más intensidad  que al resto”. Y lo mismo, por parte de algunos profesores  por  trabajar y contestar demasiado rápido, por ser reivindicativa contra las injusticias y agravios. Todo lo positivo de ella  se fue transformando en   algo negativo.  Y en todo ese periodo, yo sin saber por el calvario que estaba pasando porque ella nunca comentó absolutamente nada de su malestar.
En Secundaria  y Bachillerato me dijo definitivamente: ”no  quiero ser la mejor”  “no quiero ser brillante” ,   “no quiero que nadie se fijen en mi  y ni que se compare conmigo” .  Y así me lo dijo y así lo hizo porque,  aunque siguió sacando  muy buenas notas,  se relegó a sí misma a un tercer  plano dejando paso a quienes tanto la  atosigaban.  Estaba cansada de luchar contra todos pero  yo lo interpreté como una rebeldía adolescente, sin más,  debido a su fuerte personalidad,  que también fue  la perdiendo con el tiempo.
Y es ahora, cuando confiesa que  tomó esa actitud con el fin de  intentar  integrarse socialmente dentro de un  grupo de  amistades que  eligió porque, a su juicio,  “ eran quienes mas daño me podían hacer”. Pero, para entonces  el daño ya estaba hecho, había renunciado a sí misma. Toda esta lucha feroz, aquí resumida, fue devastadora para su autoestima. Pasó de ser una persona alegre, enérgica,  líder, creativa, entusiasta,  responsable, ilusionada con todo lo que hacía en la niñez hasta que en la adolescencia  comenzó  a sentirse  insegura, confusa, desmotivada, sin ánimo, sin ilusiones, incomprendida. Fue cuando empezó a cambiar su manera de relacionarse  con los demás, a intentar  integrarse socialmente desesperadamente, porque le hacían sentir que algo fallaba en ella y se sentía culpable y no quería verse rechazada por ello. Durante años fue  ocultando  su verdadera personalidad y distorsionándola.  Ahora, ella reconoce y afirma  que:  “me puse una máscara y a fingir  en todos los aspectos de la vida” ;   “se la teoría de cómo comportarme socialmente  pero no se aplicarlo a  mi misma” , “yo sólo imitaba y seguía la corriente”.  Y a todo esto, yo pensando que estaba perfectamente integrada y como tampoco hubo fracaso escolar pues  no me preocupaba.  Entonces,  llegó a la Universidad con baja autoestima, apatía,  con  desmotivación, con desanimo,  no sabía como estudiar, ni que método seguir, ni como regular su estudio, gestionar el tiempo, ni tenía habilidades sociales y  que  su estilo de aprendizaje no  se adapta al sistema educativo universitario establecido. Todo ello, le produce una tremenda frustración que  le ocasiona un desgaste  emocional  y mental excesivo por  la lucha continua  que mantiene consigo misma  y la presión a la que se somete por conseguir los objetivos como ella le gustaría.
En definitiva, las consecuencias de no ser  atendidos como deben  les pasan factura tarde o temprano y  pagan las consecuencia de una inadaptación educativas y emocional  terrible y desesperante para  ellos y para la familia. Perciben perfectamente  la injusticia del sistema  que no pone  a su alcance los recursos  ni medios adecuados  para su  desarrollo evolutivo emocional y académico.  Nadie les ha tenido en cuenta ni han desarrollado  ni les enseñó  las habilidades necesarias para aplicarlas  a su  modo de concebir el mundo y su estilo de aprendizaje es justamente aquí donde esta el verdadero problema educativo,  la falta de una  didáctica y  una pedagogía  adecuada.
Afortunadamente,  y nunca es  tarde, el diagnostico de Superdotación  destapó  el origen de todo su malestar  emocional  e intelectual. Y con la terapia adecuada,  va recuperando la autoestima personal  y su potencial intelectual.  Comprende mejor lo que le pasó,  porqué le pasó, las razones por las que es “diferente” al resto  y no “rara” y  comienza  a aceptarlo.
Finalmente,   por poner unos puntos en claro sobre las verdaderas carencias del sistema educativo sobre este tema y de  como debemos comenzar a proponer una  formación  adecuada para  el profesorado, de manera que, tanto  los padres  como profesores podamos dar una mejor educación de nuestros hijos y alumnos,  en función de sus necesidades y igualdad  de condiciones que el resto:
1.-  Proponer a las instituciones educativas la  formación del  profesorado,  concretamente,  sobre  las características  cognitivas  y emocionales de los alumnos con Altas Capacidades y Superdotados, no sólo para  la enseñanza de cualquier etapa educativa si no también  para  la Universitaria. De esta manera será más fácil detectarlos, comprender la problemática,  proponer los diagnósticos,   y enfocar su aprendizaje correctamente en colaboración con las asociaciones  especialistas en el tema.
2.-   Proponer   a las instituciones educativas formación sobre   planificación , recursos y temporalización de las programaciones s para alumnos con Altas Capacidades. Los tiempos  ordinarios del sistema educativo  no  son iguales  a los tiempos que requieren éstos alumnos. Su necesidad de aprender con profundidad,  de manera más experimental y creativamente,  hace que sea imposible de abordar su aprendizaje empleando la programación  ordinaria de la clase,  ya que necesitan otro rimo,  otros recursos y una  metodología diferente. Si  ello no podrán adquirir las habilidades necesarias para estudiar con eficacia en el presente ni en el futuro.  Lo justo sería exigir una programación específica por competencias y adecuada  a su ritmo  con recursos y metodología  diferente para las inteligencias múltiples,  pero eso es algo de muy difícil y complicada  elaboración por alguien que no sea especialista  en Altas Capacidades. Por eso no se hace y porque  además necesitarían, también,  unas tutorías de apoyo individualizado con  especialistas que tampoco hay.
Me consta por mi experiencia, llevo 25 años en la enseñanza, que  los Departamentos de Orientación, a no ser que haya alguno muy interesado personalmente en el tema, no tienen ninguna instrucción educativa al respecto, ni formación específica. En  mas, alguna ocasión, que he propuesto para diagnosticar a algún alumno,  me han contestado que: “es mejor no hacerlo porque eso sólo les plantea  problemas”. .  Cuando la verdadera razón es que nuestro  sistema educativo no esta preparado para asumir  su estilo de aprendizaje. Desgraciadamente, ni los orientadores ( pedagogos o psicólogos) están formados para ello.  Parece ser que ni es sus propias carreras se trata como materia las Altas Capacidades  o la  Superdotación. Debería plantearse, así mismo,  una materia o especialidad concreta  en este campo,  en  todas las carreras orientadas a la docencia. Considero, pues que tienen menos idea de la que yo tengo ahora, claro esta, después de haberme informado mucho al encontrarme con el problema  como madre para poder entender a mi hija y buscar una solución  a tanto desanimo y  desmotivación.
•3.-   Proponer a las instituciones educativas el apoyo psicológico necesario para enseñarles a: integrar su emociones y ajustarlas a su  personalidad,   a desarrollar su  sentimiento de identidad,  de manera que  puedan dar un sentido a sus experiencias en la vida diaria y mejorar su proceso de adaptación; a que no renuncien a su identidad presionados por lo que se les dice siempre negativamente ( raros, exigentes, demasiado sensibles, insatisfechos, problemáticos, complicados etc.) lo que limita su potencia y un desarrollo armónico en  todos los aspectos de la vida.   .
3.-  Contactar con los Centros  de Profesores y Recursos  (CPR) de las diferentes localidades, que  son los que gestionan la formación del profesorado.  Ofrecer a través de ellos  la formación con especialistas en la materia, como  por ejemplo, El mundo del Superdotado,  seguro que lo aceptarán con gusto, pues así los profesores lo verán como un complemento  a su formación y no como una simple charla  “divulgativa”. Nunca he visto ningún curso de formación de este tipo quizás porque nadie lo propuso, y ya va siendo hora de hacerlo, pues  tanto hablar de proyectos de innovación en la enseñanza y a esto alumnos que podrían aportar mucho,  con su potencial y creatividad,   están injustamente  excluidos del sistema  educativo “por ser demasiado inteligentes”,  paradójicamente, lo cual ya  no se  si es una ironía,  humor negro o para  llorar. La formación deberían ser diferenciada  para   Primaria, Secundaria y Bachillerato, y  para la Universidad, que tampoco contempla ningún programa adaptada apara ellos,  y porque en cada etapa  educativa y evolutiva se encuentran con problemas diferentes.
Concluyendo,  es necesario la implicación  de padres, profesores, instituciones académicas y de las  personas de  Altas Capacidades o Superdotados  con sus experiencias y aportaciones  para  que el problema deje de ser invisible en la sociedad y sea tratado como un de alto  valor añadido   para  la sociedad en lugar de cómo un estigma sin solución.


Back to Top ↑